Asia, una región endeudada pero dinámica

Las economías asiáticas, con un modelo de crecimiento basado en la exportación, sufrieron duramente cuando la demanda global se debilitó a causa de la crisis iniciada en 2007. La respuesta a este shock fue estimular la demanda interna incrementando el endeudamiento. Las condiciones de partida eran propicias para emprender esa ruta: un exceso de ahorro (que se reflejaba en un superávit corriente del 7,4% del PIB) y un déficit fiscal prácticamente nulo.

Entre 2009 y 2012, el endeudamiento contó con la ayuda de unas condiciones financieras holgadas y unos bajos tipos de interés reales, derivados de la laxitud monetaria global propiciada por la Reserva Federal estadounidense, pero también por los propios países emergentes.

El endeudamiento asiático se ha concentrado en el sector de las empresas no financieras. En términos del PIB, las empresas pasaron de endeudarse un 81% en 2007 a un 132% en 2013, lo que equivale a 51 puntos de los 62 arriba señalados. Se trata de un nivel elevado en términos históricos y en comparación con otros países. El gran riesgo de esta situación radica en que este endeudamiento empresarial no redunde en una mejora de la productividad del capital. Sin mejoras en este sentido, sería de esperar una relativa moderación del crecimiento que, unida al envejecimiento demográfico, dificultaría la reducción de la deuda. Una previsible subida de los tipos de interés reales, alentada por el cambio de política de la Fed, complicaría aún más el panorama.

Sin embargo, la situación es heterogénea entre países. La nota relativamente positiva es que los registros más elevados, en cuanto al nivel de deuda y su evolución reciente, se concentran en las economías «fuertes» de la región: China, Hong Kong, Singapur y Corea del Sur. En cambio, las economías consideradas más «débiles» –la India e Indonesia– tienen un endeudamiento más moderado, aun considerando su menor renta per cápita. Por su parte, Indonesia registró una deuda total del 74% en 2013, la menor del grupo de países analizados. El factor demográfico también juega a su favor, ya que la India e Indonesia escapan de la tendencia general de envejecimiento de la población predominante en la región. Las cifras más llamativas corresponden a China, cuya deuda total pasó del 148% al 244% del PIB (del 97% al 173% en el caso de empresas no financieras). El riesgo que esto supone debe evaluarse en el marco del proceso de reequilibrio y transformación de la economía china, así como de las pe­­cu­­liares reglas de funcionamiento de un sistema dominado por el Estado.

  • DOMAINE PELLEHAUT L'ETE GASCON ROSE 2020 - DOMINIO PELLEHAUT
    Ubicados a 180 metros de altitud, los viñedos del Dominio de Pellehaut se benefician de una región ideal, el máximo sol y un conocimiento de casi 4 siglos. Con un hermoso oculador dinámico, este rosado ofrece una nariz de cítricos y frutos rojos. En boca, el azúcar no se debilita y es transportado por la frescura de la fruta. La frambuesa, el durazno y el pomelo cubiertos de dulzura, hacen cosquillas en la nariz y acarician las papilas gustativas. ¡Para consumir fresco en cualquier momento!
  • ATLAS WINE CO. OREGON PINOT NOIR 2018 - OMEN
    Producido en el Rogue Valley en el sur de Oregón (la uva emblemática de la región), este Pinot Noir se expresa plenamente en una cosecha fresca y dinámica. La crianza se domina a la perfección con un 15% de barricas nuevas de roble francés. Las notas especiadas se mezclan con sabores de vainilla, tostados y frutas exóticas para darnos una cosecha llena de placer.
  • DOMAINE RICHARD ROTTIERS BROUILLY 2020 - DOMINIO RICHARD ROTTIERS
    La buenísima bodega Richard Rottiers nos ofrece una cosecha muy agradable para beber. Es un Brouilly afrutado y especiado, típico de la región de la bodega. ¡Este Brouilly 2020 adopta un perfil centrado en el placer pero no sin carácter! Acompañará a la perfección buenos trozos de carnes rojas o blancas y será una sensación durante el aperitivo de la cena.
  • BODEGAS VEGA SICILIA DRY MANDOLAS 2019 - OREMUS VEGA SICILIA
    La bodega Vega Sicilia tiene una suntuosa bodega húngara en la región de Tokay, donde la variedad de uva reina: Furmint produce muy grandes blancos. La mayoría de la gente conoce los dulces Tokay, pero no debes perderte los geniales Tokaj húngaros secos que no tienen nada que envidiar a los mejores blancos europeos. La nariz de esta cosecha es potente y muy evolutiva en copa, expresando sutiles notas de frutos secos y almendras tostadas. La segunda nariz es más compleja de tostados y vainilla. En boca muestra una magnífica sustancia en una extensión mineral perfectamente integrada. La integración de la madera es simplemente perfecta. ¡Sería una pena no probar la obra de Vega Sicilia a este precio!
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad