Certificados energéticos y demanda energética

El Certificado de Eficiencia Energética  es un documento redactado por un técnico especializado, donde se estudia un edificio o parte de el, desde el punto de vista energético. Se determina la energía que consume y las emisiones totales de CO2 generadas. con este estudio se le asigna una etiqueta, que consiste en una letra de la escala de eficiencia energética en edificación, que va desde la A  hasta la G (de mejor a peor calificación). Una vez que conocemos la letra energética, el especialista te ayuda o aconseja para conseguir la calificación indicada en el Certificado. Dicho certificado nos dará una idea del consumos de la vivienda, aportando mayor información al comprador o inquilino.

Una de las empresas modelo es Cericalen situada en Murcia al sur de España.

La demanda energética de un edificio es la cantidad de energía que se necesita para que en su interior los usuarios puedan disfrutar de unas condiciones óptimas de confort. Existen una serie de factores que suponen un obstáculo para alcanzar dichas condiciones de confort:

– Climatización: El aire empleado para la climatización debe ser renovado (evitar saturaciones de CO2), lo que supone expulsar una cierta cantidad de aire a la calle y tomar de la calle esa misma cantidad de aire ya fresco, a la temperatura exterior. Esto es un problema en lo relativo al acondicionamiento térmico.

– Radiación solar: La incidencia de la radiación directa del sol sobre nuestros cerramientos fomenta la diferencia de temperatura, promoviendo la transferencia de calor hacia el interior de nuestras viviendas.

– Temperatura: La diferencia de temperatura entre el exterior y el interior de nuestra vivienda, lógicamente supone la tendencia natural de transferencia a través de nuestra envolvente exterior (cerramientos, ventanas, cubiertas, etc).

– Infiltraciones: El encuentro entre las ventanas y nuestros cerramientos no es completamente hermético, dando lugar a entradas de aire a través de juntas y persianas que se encuentran a la temperatura exterior.

– Cargas internas: Todos los electrodomésticos, luminarias y demás dispositivos emiten una cierta cantidad de calor cuando funcionan, elevando (aunque en poca medida) la temperatura interior de la vivienda.

De esta forma, estos cinco factores generan entradas de calor/frío en nuestras viviendas, que de no ser combatidas con la climatización, nos harían alcanzar temperaturas similares a las encontradas en el exterior, incluso peores. Los equipos de climatización neutralizan el calor/frío entrante del exterior con aire lo suficientemente frío/caliente, como para mezclarse y obtener unas temperaturas ambientes adecuadas. La energía que se requiere para alcanzar dichas temperaturas óptimas es justamente la demanda energética de nuestra vivienda.

Leer entrada anterior
Un acceso directo a la operatividad llamado desguace de 4×4

El que Internet exista es hoy en día una especie de acceso directo hacia la mejor y la más adecuada

Cerrar