¿Cómo asegurarse una pensión de jubilación para el futuro?

Hoy en día, tenemos varias opciones para garantizarnos una pensión. Como bien conocemos, existen los planes de pensión o los de previsión asegurados pero hay otras alternativas para poder planificar un plan de pensión.

Tras las numerosas reformas que ha aplicado el Gobierno, una de ellas es la reforma de las pensiones que, a partir del 2014, ya no se vincula la revalorización de las prestaciones a las subidas del IPC y, también, se eleva la edad de jubilación. Esto le permitirá al gobierno ahorrar, según sus cálculos, aproximadamente 33.000 millones de euros en los futuros 9 años. Sin embargo, esta se repercutirá en el bolsillo de los españoles que verán sus pensiones disminuir percibiéndolas durante un periodo de tiempo más corto. Actualmente, debido a esta pérdida de poder adquisitivo, los españoles deben combinar el cobro de la jubilación, que es mínima, con la obtención de otras rentas para llegar a fin de mes.

1. Inversión en un inmueble para su alquiler

Hay personas que consideran, que sus ahorros no están seguros del todo en el banco, porque perciben la desconfianza en el sistema financiero. Por ello, prefieren invertir en un inmueble, que es un activo considerado como valor refugio, en vez de en productos financieros que ofrecen intereses cada vez más bajos.

En este sentido, muchos españoles cercanos a la edad de jubilación están optando por comprar una vivienda con la que obtener una rentabilidad, que se sitúa en torno al 4% o al 5% en la actualidad, a través de su alquiler.

Si la adquisición del inmueble se formaliza con la contratación de una hipoteca, el comprador puede beneficiarse de desgravaciones fiscales, pero la comisión de apertura de la hipoteca, los intereses de las cuotas, el plazo fijado para amortizar el préstamo, los gastos de tasación, la contratación obligatoria de tarjetas de crédito y de seguros de vida y hogar por parte de la entidad, etc. pueden encarecer el coste total de la casa hasta en un 50%.

2. Realizar una hipoteca inversa de un inmueble en propiedad

 La hipoteca inversa es un producto financiero que permite, a los jubilados, obtener una renta extra a su pensión. Consiste en que la entidad financiera abona una cuota mensual, a cambio de tener una garantía hipotecaria sobre la vivienda, con la ventaja de que el beneficiario de esta cuota mensual sigue teniendo la titularidad y el usufructo del inmueble. Este producto puede ser una última escapatoria para muchos pensionistas que apenas llegan a fin de mes con su prestación. Sin embargo, por su complejidad, antes de firmar un contrato de este tipo, hay que ser prudentes, sopesar si compensa o no contratarla y contar con un buen asesoramiento independiente y especializado.

Para contratar una hipoteca inversa, el piso debe estar libre de cargas antes de hacerla y el titular más joven debe tener como mínimo 65 años. No se exige ningún aval, ya que la única garantía exigida es la del propio inmueble. Además, tiene ventajas fiscales, entre las que destaca que las cuotas mensuales obtenidas de la hipoteca inversa están exentas de tributación, pues no se consideran rentas a efectos del IRPF. Sin embargo, a menudo, los bancos exigen la firma de todos los herederos del titular de la hipoteca inversa.

 3. Optar por la jubilación flexible, que permite seguir trabajando

Según la ley, un jubilado tiene derecho a trabajar a tiempo parcial a la vez que cobra su jubilación.

La jubilación flexible es la posibilidad que tiene una persona jubilada de compatibilizar su prestación con un contrato de trabajo a tiempo parcial. La cuantía de la pensión de jubilación que cobra el trabajador disminuye según vaya aumentando su jornada laboral.

Por su parte, el sueldo que cobra el pensionista, que se acoge a la jubilación flexible, está en relación con el de un empleado a tiempo completo comparable, esto es, una persona a jornada completa de la misma empresa, que lleva a cabo una labor similar y con el mismo tipo de contrato de trabajo.

¿Quién puede optar por una jubilación flexible?

Todos los trabajadores incluidos en todos los Regímenes de la Seguridad Social, salvo quienes estén encuadrados en los Regímenes Especiales de los Funcionarios Civiles del Estado, de las Fuerzas Armadas y del personal al servicio de la Administración de Justicia. Asimismo, mientras la persona esté percibiendo la pensión de jubilación flexible, continuará manteniendo su condición de pensionista en cuanto a reconocimiento y percepción de las prestaciones sanitarias.

 

Al margen de los conocidos planes de pensiones, Planes de Previsión Asegurados o seguros colectivos de jubilación, es importante asegurarse un complemento para nuestra jubilación para incrementar nuestro poder adquisitivo que actualmente, no hace más que disminuir y disminuir. Por lo tanto, no esperen más y planifiquen su futuro!

Leer entrada anterior
5 consejos para redactar correos de manera profesional

El correo electrónico es la herramienta fundamental para la comunicación dentro y fuera de la oficina. Aprende cómo mostrarte profesional

Cerrar