Cómo elegir una chimenea eléctrica ¡Conoce estos 4 tipos!

Mas allá de los problemas asociados con el mantenimiento de chimeneas tradicionales, existe una desventaja que no podemos negar y es que estos son elementos inmóviles que tienen un aspecto determinado y que no se puede cambiar con facilidad. Desde que existen las chimeneas eléctricas y nos hemos librado de la necesidad de contar con un sistema de calefacción a leña o a gas, se ha abierto un mundo de posibilidades. En la actualidad existen chimeneas que se adaptan al uso y aplicación específica de cada persona, logrando que cada espacio obtenga el toque justo al decorar con estos elementos. Que no exista un tipo de chimenea genérico permite que para cada aplicación existan modelos detallados que destaquen. Ofreciendo esa distinción que estamos buscando en la decoración de nuestros espacios. A todo esto, hay que sumarle que la mayoría de los modelos de chimeneas decorativas cuentan con un sistema de calefacción, por lo que no estamos sacrificando ninguna función mientras que obtenemos el modelo que siempre hemos deseado. Por lo general, existen 4 tipos de chimeneas eléctricas según el uso que se le vaya a dar. Las chimeneas móviles, de pared, las empotradas y aquellas para instalar, son los tipos de donde podemos elegir.

Chimenea eléctrica móvil

Como su nombre lo indica, esa es una chimenea que no requiere de ninguna superficie para funcionar. Podemos decir que es aparato con la forma de una chimenea que podemos mover por la habitación o de habitación en habitación. Que se pueda mover de un lado al otro es lo que le da tanta versatilidad. En un momento puede estar en la sala y en el otro puede estar en un dormitorio. Es especialmente útil como calentador auxiliar puntual, es decir, es una solución para calentar solo el espacio en donde estás mientras le das un toque de diseño a la habitación.

Chimenea eléctrica de pared

En aplicaciones más modernas podemos encontrar chimeneas de pared y estas son las que no necesitan ninguna instalación previa en forma de chimenea para funcionar. Puede ser comparada como un monitor, solo que ayudan a crear esta atmósfera cálida de unas llamas ardiendo. Al ser de pared, solo se necesita un soporte que suele ser incluido con la pieza central y que se instala en sencillos pasos. En teoría, estas chimeneas pueden ser desinstaladas y reinstaladas en otras habitaciones, pero no están pensada para eso. El motivo de su creación es poder gozar de los beneficios estéticos y funcionales de las chimeneas, pero sin tener que realizar grandes instalaciones. Chemin’arte es la empresa especializada en este tipo de Chimenea. 

Chimenea eléctrica empotrada

Estas chimeneas son, entre todas, las más tradicionales. Si quieres sustituir tu antigua chimenea, esta es la mejor opción para ti. En esencia, se insertan en el espacio en donde funcionaba la antigua chimenea, por lo que su instalación puede llegar a ser un poco más compleja que el resto. Al ser empotradas no están pensadas para ser cambiadas de lugar de forma constante. Y en la mayoría de los casos el comprador se fija en la capacidad que tiene como calentador. Recordemos que es un equipo que busca sustituir la chimenea tradicional y, por ende, debe ofrecer el beneficio de calefacción del espacio. Ahora bien, los calentadores eléctricos en este tipo de equipo no están diseñados para calentar habitaciones muy grandes, por lo que solo sirven como un auxiliar. Dado a que son una mejora operacional a la chimenea tradicional, suelen presentarse en diseños que compaginen con el diseño más antiguo, pues son instaladas en espacios más convencionales. La instalación de este tipo  de chimeneas requiere un trabajo más arduo, por lo general de la mano de un profesional, no tanto para que funcionen, sino para los acabados del empotrado.

Chimenea eléctrica para instalar

De todos los tipos de chimeneas eléctricas este puede ser el que más conflicto cause para quienes buscan una diferencia, pero en realidad es bastante sencillo entender qué categoría es. En muchos casos, los dueños de casa que tenían una chimenea tradicional no quieren empotrar todo un sistema nuevo, quizá porque se les hace más costoso o porque el proceso es más engorroso; es allí donde entran las chimeneas para instalar.

Esta categoría incluye esos equipos que se colocan encima del espacio anterior, pero que puede ser removido en cualquier instante. La diferencia con la chimenea móviles es que no están pensadas para que se cambien de habitación, aunque sí comparten la característica de ser diseños en tres dimensiones. El resto de los tipos de chimeneas suelen ser una pantalla que muestra las luces, en las chimeneas móviles es un equipo de tres dimensiones con una pantalla, y las chimeneas para instalar son representaciones de una chimenea tradicional.

Como puedes imaginártelo, al tener esta forma en tradicional, pueden ser usadas con el mismo fin que las chimeneas empotradas, es decir, para sustituir un sistema de chimenea antiguo.

Leer entrada anterior
Ideas para potenciar tu negocio en Internet

¿Cómo potenciar tu negocio en Internet?, ¿cuáles son las claves que debes tener en cuenta para que tu empresa en

Cerrar