¿Cómo hacer que la batería de nuestro smartphone dure más tiempo?

¿Cuántas veces ponemos el móvil a cargar a la semana? ¿Y al día? Con la llegada de los smartphones nos pasamos una gran parte del tiempo pendientes del móvil, ya sea chateando, en twitter, o en la web. Lo malo es que pasan unas horitas de estar con el móvil al 100% de su rendimiento… y ya no queda casi batería. En este post te explicamos unos pequeños trucos para saber cuales son las aplicaciones que más batería están consumiendo para cerrarlas y así poder aumentar el tiempo de duración de ésta.

Aplicaciones que usan la geolocalización

No son pocas las aplicaciones que piden permiso para que les dejemos fijar nuestra posición respecto al satélite GPS cada vez que publicamos un comentario, subimos una fotografía o un vídeo, consultamos un dato en el mapa, valoramos un servicio, etc. Para ello, aparece una ventana en la pantalla del smartphone con la solicitud de activación de la localización con el fin de mejorar el servicio. Si siempre aceptamos, cuando usemos estas aplicaciones, se activará el navegador GPS para localizarnos en cualquier momento. No son pocas las aplicaciones que piden permiso para que les dejemos fijar nuestra posición respecto al satélite GPS

Mientras se tengan las aplicaciones abiertas, el navegador GPS funcionará y consumirá bastante batería. Si están varias abiertas a la vez, la autonomía del teléfono baja de golpe. Si las cerramos, el descenso de la carga de la batería se atenuará. Pero cada vez que las abramos, resurgirá el problema.

La mejor estrategia es no dar nunca permiso de forma directa para el uso del navegador GPS, pero también por cuestiones de privacidad. Cuando nos interese, basta con ir al menú de preferencias del aparato y activar la geolocalización en los distintos servicios de modo manual, para después del empleo desactivarla de nuevo.

Aplicaciones que envían notificaciones

Es normal que al registrarnos en un servicio, o al actualizarlo, se pregunte si queremos que nos envíe un aviso cada vez que haya una novedad, uno de nuestros contactos manifieste actividad o cuando haya nuevas actualizaciones del software. Sin mostrar un consumo tan elevado como el del GPS, este tipo de notificaciones implican una actividad constante que consume batería. Cabe distinguir entre las aplicaciones que envían notificaciones en periodos fijos y las que lo hacen en cuanto detectan una novedad

Cabe distinguir entre las que envían notificaciones en periodos fijos y las que lo hacen en cuanto detectan una novedad. Las primeras son mucho menos agresivas en el gasto, además de que el lanzamiento de comunicaciones se puede programar, porque no están de forma constante rastreando la Red para ver si hay novedades, sino que se activan solo cada cierto tiempo. En este grupo se podrían incluir también las aplicaciones de correo “push”, que descargan al móvil los mensajes recibidos en el servicio webmail en plazos predeterminados. Conviene fijar periodos de tiempo cuanto más amplios mejor, ya que así las notificaciones se hacen menos frecuentes.

Las aplicaciones que avisan cuando detectan una novedad consumen bastante más batería, aunque nos mantengan al día. Además, tienen el problema de que siempre están en segundo plano con un mínimo de actividad, aunque la aplicación no esté en ejecución. Es el caso de los clientes para Facebook, Twitter, LinkedIn,Foursquare, etc. Lo idóneo es no permitir las notificaciones y, por lo tanto, sí comprobar de modo activo las novedades en la plataforma.

Aplicaciones que usan el wifi del teléfono

Las aplicaciones de smartphone que para ser útiles tienen que usar de manera intensiva una red wifi -o 3G, aunque no es habitual emplearlas con este tipo de conectividad- implican un mayor consumo de la batería respecto a lo que sería normal.

Esto afecta a todas las que utilizan el streaming, pero también a las que envían datos de forma masiva, como las de videoconferencias o de llamadas de voz por Internet. Todo tipo de aplicaciones para hablar gratis a través de la Red o para hacer videoconferencias, como Viber, Tango o Skype, consumen muy rápido la carga de la batería, a no ser que se usen de modo puntual y por poco tiempo. También la reproducción de música desde programas como Spotify u otras radios por Internet, así como de vídeos de YouTube y otros servicios, aumentan el consumo energético y reducen la autonomía del smartphone.

Conviene saberlo en el caso de que no haya cerca un enchufe y no se sepa con certeza cuándo se tendrá uno en las manos.

Aplicaciones que muestran imágenes

Uno de los componentes de un smartphone que más batería consume es la pantalla, sobre todo ahora que tiene una definición cada vez más elevada. Si el teléfono cuenta con una pantalla grande, como parece ser la tendencia imperante, cuando se ejecuta una aplicación que muestre fotografías o vídeos en toda su definición, el sistema deberá emplear muchos recursos del procesador, lo que se traducirá en un alto consumo energético.

Instagram, la aplicación de Flickr para móviles y demás programas que sirven para ver y compartir fotografías con nuestros contactos disparan los niveles de gasto.

Además de la importancia que tiene el hecho de tener muchas aplicaciones abiertas,  el tipo de aplicaciones que estemos utilizando tiene importancia, como hemos visto. Y aunque parezcan aplicaciones “sin importancias” las que nos permiten saber el tiempo que hace a tiempo real están constantemente actualizando datos y por ello necesita batería constantemente. Priorizar una conexión en 2G en vez de en 3G son uno de los pequeños trucos adicionales que pueden ayudar a que la batería aguante más. Aunque al final, siempre habré que volver a cargarlo… 😉

Leer entrada anterior
La cerveza, una opción nutritiva y refrescante

La cerveza es una bebida milenaria cuyo consumo siempre ha estado ligado, a lo largo de los tiempos, a los

Cerrar