¿Qué pasa si nuestra nota de selectividad no es la esperada?

Los exámenes de selectividad se realizaron hace pocos días y ya se han publicado las notas de selectividad. Para muchos alumnos, es el examen más importante que han realizado hasta ahora. ¿Qué pasa si la nota que hemos sacado no corresponde a lo que esperabamos? Existe la posibilidad de reclamar para conseguir una segunda corrección del examen. En este post te contamos paso a paso que hay que hacer si nos encontramos frente a una nota inesperada.

Cómo reclamar la nota de selectividad

Los alumnos que se hayan presentado a la PAU y no estén conformes con las notas publicadas disponen de un plazo de tres días hábiles para reclamar las calificaciones de las distintas fases, exámenes individuales o la nota final. Pasado este plazo, perderán este derecho. Por eso es importante conocer la fecha de publicación. Hay dos opciones: solicitar una reclamación o una segunda corrección. Terminado el proceso de corrección y reclamación, el alumno cuenta con diez días para revisar él mismo el examen.

  1. Solicitar una reclamación. Este proceso implica una comprobación. No se corrige el examen, sino que se confirma que se han corregido todos los ejercicios propuestos, se han sumado las calificaciones de todos y se han recogido en los documentos correspondientes a la nota oficial.
  2. Pedir una segunda corrección. En este caso, sí se corrige de nuevo la prueba, una tarea que recae en un profesor especialista «distinto al que te corrigió el examen la primera vez». Si hay más de dos puntos de diferencia, señala el Ministerio, «será corregido por un tercer especialista».

Cómo subir la nota de selectividad

Si a pesar de haber aprobado la PAU, la nota es insuficiente para acceder a la carrera escogida, los estudiantes pueden presentarse de nuevo para subir nota, «tanto de la fase general como de materias de la fase específica». La nota final se calculará con la mejor calificación obtenida en las pruebas. «Es decir: repetir la prueba no puede bajar la calificación global», señala el Ministerio de Educación.

La decisión depende del alumno, que tiene tres opciones: repetir los exámenes de la fase específica, de la fase general o de ambas. Las pruebas se realizan de nuevo en la segunda convocatoria de selectividad, que puede ser en julio o en septiembre, según la comunidad autónoma donde se examine.

Lo que sí debe tenerse en cuenta es que tienen prioridad los estudiantes que se examinan en la fase ordinaria (junio) y quienes obtuvieron la nota requerida en las convocatorias ordinarias o extraordinarias de años anteriores. Esto significa que los alumnos que se examinen en convocatoria extraordinaria (julio o septiembre) no tendrán prioridad sobre los de junio, aunque su nota sea mejor que la de estos, puesto que la primera fase del proceso de admisión ya se habrá cerrado.

 

Por lo tanto, queda claro una cosa: se puede reclamar o pedir una segunda corrección en un plazo de tres días después de publicarse las notas más tarde, quedaremos fuera del plazo y será imposible reclamar. Por otra parte, hay que saber que la nota de PAU no tiene fecha de caducidad. Una vez que se haya aprobado el examen, no será necesario volver a repetirla si al cabo de unos años decidimos cambiar de carrera universitaria. Aunque sí que es verdad que como las notas de acceso a la universidad varían cada año, podremos encontrarnos con el problema de tener una nota más baja de la necesaria para entrar en una carrera y tener que volver a presentar el examen.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad