Pasos a seguir cuando se adopta un gato de la calle

Antes de nada, hay que tener en cuenta que la adopción de una animal es una responsabilidad muy grande que no hay que subestimar; debe ser una decisión responsable y meditada. Cuando la decisión ya ha sido tomada y queremos adoptar un gato de la calle tenemos que saber cuales son los pasos a seguir. Empezando por una desparasitación, una vacunación y después… la adaptación del felino a nuestro hogar. En este post te explicamos todo lo que tienes que hacer si has decido adoptar un calle que vivía hasta ahora en la calle.

 

1. Recoger a un gato de la calle

Un gato abandonado o que ha nacido en la calle necesita ayuda. Una posibilidad cuando se localiza a un felino en apuros en la calle es adoptarlo. En este caso, la primera pregunta que hay que hacerse es si se está preparado para adoptar a un animal. La decisión ha de ser tomada con responsabilidad: el gato adoptado pasará a formar parte de la familia.

La primera pauta para recoger a un gato de la calle es tener precaución: no es extraño que el felino trate de mordernos. Un tono sosegado y algo de comida ayudarán a tranquilizarle. Además, pedir ayuda a un veterinario o especialista en gatos servirá de apoyo.

Un transportín para animales será un buen aliado en esta tarea: una vez que se logra recoger al gato, este artilugio servirá para desplazarse con él a casa sin peligro.

2. Adoptar a un gato de la calle: la llegada a casa

El primer contacto del gato rescatado con su nuevo hogar es muy importante. Hay que abrir todas las puertas de la casa y dejar al gato que deambule a sus anchas por las habitaciones.

Un felino recogido de la calle, sin embargo, puede sentir miedo en su nuevo hogar. El gato temeroso suele esconderse debajo de un sofá o mueble que le sirva como refugio. Nuestras palabras de cariño reconfortarán al gato, que cada vez se sentirá más confiado. También hay que visitar al felino -sin forzarle- con frecuencia: estos encuentros ayudarán a que se familiarice con nosotros.

3. Adoptar un gato de la calle: los primeros días

El gato recogido de la calle habrá elegido su habitación preferida dentro de su nueva casa, donde se sentirá a salvo y protegido. Este cuarto será donde pase la mayor parte del tiempo o el sitio que haya seleccionado para esconderse.

Los dos o tres primeros días del felino adoptado en casa resultan cruciales. Por eso, conviene que durante este periodo tenga todo lo que necesita a su alcance, dentro del espacio elegido por él. Lacomida, bebida y arenero del gato hay que colocarlos en esta habitación seleccionada por el animal, que siempre debe permanecer abierta.

Los juguetes, pelotas, ratones y otros peluches para felinos también resultan de utilidad para que el gato supere, poco a poco, su temor.

 

Cuando decidimos adoptar un gato de la calle nunca es fácil que éste termine de confiar en nosotros: puedes acudir a un centro veterinario o a una asociación para que te ayuden a que los dos convivais perfectamente. Si ya tenemos otro gato en casa, existe la posibilidad de que ambos no se lleven bien: el transportín será el mejor aliado para que los dos felinos realicen su primer contacto, ya que evitaremos así una «pelea de gatos». Aunque seguramente lo más importante antes de acoger un gato en nuestro hogar es asegurarnos de que éste no transporta ninguna enfermedad, que pueda ser peligrosa tanto para los demás animales de la casa como para las personas que vivan en ese hogar.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad