Menu +

Buscar en toda la web de Vaima.com

Perros con problemas de encías: una enfermedad recurrente

Todos los que tenemos perro en casa o tenemos amigos con perros habremos vivido en algún momento los malos olores que provienen de la boca de nuestro can. De la misma forma que para los humanos, los dientes son imprescindibles para comer y las enfermedades en las encías puede ser muy peligrosas ya que podría llegar a hacer caer los dientes de nuestro perro. Las encías suelen ser una parte muy sensible de la boca de nuestro can, que requieren un cuidado especial si éste sufre de encías sensibles. En este post te hablaremos de como reconocer ésta enfermedad y lo más importante: como tratarla.

Las fases de la periodontitis en perros

La periodontitis en perros atraviesa tres fases patológicas.

1. Gingivitis o inflamación de las encías del perro. La inflamación de las encías del perro está provocada por el exceso de placa bacteriana en la boca del can. Es una fase de la patología leve que se puede solucionar con el cepillado de dientes y encías del perro con el fin de eliminar la placa que la provoca.

2. Periodontitis moderada en el can. La periodontitis moderada -o aparición de bolsas periodontales- se caracteriza por la aparición de bolsas con pus, retracción de las encías y movilidad de algunos dientes afectados.

3. Periodontitis severa o piorrea en el perro. Esta última fase de la patología gingival del can puede provocar la pérdida de piezas dentales, así como mayor cantidad de pus en las encías y mal aliento del perro. La piorrea en su estadio más avanzado puede derivar en patologías que afecten al hígado y al riñón.

Señales para reconocer unas encías enfermas en el perro

Las señales que alertan de que las encías del perro están enfermas son el exceso de placa y sarro, el mal aliento (halitosis), el sangrado, la retracción de la encía y dolor al masticar.

El perro no expresa el dolor por problemas dentales de la misma manera que las personas, aunque sí lo padezca o sienta. El animal no habla para poder explicar lo que le duele.

Por ello, la observación de los dueños, así como las revisiones anuales de la boca por el veterinario son fundamentales para detectar las molestias orales del perro.

Algunas señales que alertan del dolor de encían en el perro son el sangrado por boca, pérdida de apetito y cambios en la conducta a la hora de comer, como ladear la cabeza, masticar solo con los dientes de un lado de la boca o mostrarse inapetente frente al plato de pienso.

Frente a los primeros síntomas de problemas en las encías del perro es recomendable consultar al veterinario para evitar las consecuencias más graves, como la pérdida de dientes.

Para cuidar las encías de nuestro perro, al igual que para nosotros, existe una gran cantidad de soluciones. Es importante que nuestro perro tenga una boca limpia y sana a menudo. Para ello, existe una gran variedad de productos para hacer limpieza oral: ya sean en forma de enjuagues bucales o de pasta de dientes. Por otro lado, el pienso es un elemento importante que debemos cambiar si nuestro animal sufre problemas de encías. Un pienso más adecuado y más suave permite mantener las encías y la boca de nuestro perro más sanas.

Leer entrada anterior
Continental pone en marcha un nuevo centro de investigación para producir caucho natural

Continental pone en marcha un nuevo centro de investigación para producir caucho natural Continental, una de las empresas productoras de...

Cerrar