El aspartamo: ¿es saludable?

Muchas veces hemos decidido dejar de comprar azúcar blanco, por ser demasiado químico. Entonces nos pasamos al azúcar moreno… aunque no es tan dulce. Queda otra opción: el aspartamo. Se ha hablado mucho de este producto, por ser elaborado completamente de forma química y por lo tanto, resulta ser perjudicial para la salud. Pero el pasado mes de febrero se llevó a cabo una nueva reevaluación del aspartamo para saber si su toxicidad presenta un problema. La reevaluación, llevada a cabo por el EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), ha resultado en un resultado positivo: el aspartamo no es perjudicial para la salud.

Reevaluación del aspartamo

La reevaluación del aspartamo es un buen ejemplo de cómo trabajan las autoridades competentes en materia de seguridad alimentaria a la hora de autorizar o modificar las condiciones de uso de los aditivos alimentarios. De acuerdo con la política de evaluación continua, y con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria de todos los elementos que se incorporan a la cadena alimentaria, las autoridades competentes realizan un constante seguimiento y valoración de los requisitos que se fijan para todos los productos. Para el aspartamo se han realizado evaluaciones y controles que confirman su seguridad.

En 2011, la EFSA publicó la lista completa de los estudios (se ha accedido a más de 600 bases de datos) que se habían consultado para el proceso de reevaluación aspartamo. En un principio, la reevaluación tenía como fecha de finalización el mes de septiembre de 2012, aunque se ha considerado oportuno ampliar el plazo hasta el próximo mes de mayo. Además, se ha desarrollado una consulta publica cuyos datos están disponibles en la página web de la EFSA.

Además de esta consulta pública, también se ha hecho públicos los datos científicos (que todavía no se habían publicado) incluidos los 112 estudios sobre aspartamo que se presentaron a principios de los años 80, junto con la solicitud de autorización en la Unión Europea.

Evaluación de la EFSA

Las autoridades competentes en materia de seguridad alimentaria de todo el mundo llevan evaluando la seguridad del aspartamo desde hace más de 30 años. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que esta es laprimera evaluación completa del aspartamo que se ha solicitado de la EFSA y ha sido abordada por el Panel Científico de la Autoridad sobre Aditivos Alimentarios y Fuentes de Nutrientes añadidos a los alimentos (ANS).

En esta reevaluación, los expertos de la EFSA han recurrido a toda la información disponible sobre el aspartamo y sus productos de degradación y, tras un análisis detallado y metódico, han concluido en este proyecto de dictamen que su toxicidad no representa un problema para los consumidores en los niveles actuales de exposición. La ingesta diaria admisible (IDA) actual se considera segura para la población general y la exposición de los consumidores al aspartamo está por debajo.

Las políticas de evaluación y reevaluación se han determinado a través del Reglamento (UE) nº 257/2010 de la Comisión, de 25 de marzo 2010, por el que se establece un programa para la reevaluación de aditivos alimentarios autorizados de conformidad con el Reglamento (CE) nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre aditivos alimentarios. En la línea de lo fijado en el reglamento, merece la pena tener en cuenta que la Unión Europea ha creado el programa para la reevaluación, por parte de la EFSA, de la seguridad de los aditivos alimentarios que ya estaban permitidos en la Unión antes del 20 de enero de 2009.

Criterios para los aditivos

Los criterios para reevaluar los aditivos se basan en:

  • El tiempo transcurrido desde la última evaluación de un aditivo alimentario por parte del CCAH o la EFSA.
  • La disponibilidad de nuevas pruebas científicas.
  • El grado de utilización de un aditivo alimentario en la alimentación humana y la exposición del ser humano al aditivo alimentario.

Los plazos de reevaluación se establecen de acuerdo con el orden de prioridades. Solo en los casos justificados, y cuando dicha reevaluación pueda retrasar la reevaluación de otros aditivos alimentarios, podrán revisarse los plazos establecidos. En el futuro, pueden fijarse plazos más específicos para aditivos alimentarios concretos o grupos de aditivos alimentarios con objeto de permitir el correcto funcionamiento del proceso de reevaluación o en caso de que surja una alerta.

La eficacia de estos procesos de reevaluación se fundamenta en la participación de todas las partes interesadas, por tanto no solo es un trabajo de las autoridades competentes, también se cuenta con las consultas públicas, como en el caso del aspartamo y las aportaciones por parte de las industrias alimentarias. Cuando una industria alimentaria esté interesada en la continuidad de la autorización de un aditivo alimentario objeto de reevaluación, ha de presentar todo dato pertinente para la reevaluación de dicho aditivo. En la medida de lo posible, la industria debe tomar medidas para presentar la información de forma colectiva.

 

La EFSA es un organismo científico Europeo que sirve de ayuda para evaluar productos antes de poder aceptarlos en el mercado. Herramientas que pueden usar todos los países Europeos para tomar decisiones sobre la autorización de venta de los productos alimenticios del mercado. El trabajo de la EFSA consiste por lo tanto, en evaluar los informes de los científicos para asesorar a los organismos responsables de la salud alimenticia de cada país Europeo.

Comprar tubos de cigarrillos de liar
Leer entrada anterior
¿Son más inteligentes los bilingües?

En una época en la que todos quieren hablar otro idioma y las escuelas de idiomas y academias están repletas,

Cerrar