El Cyclops: un submarino para exploraciones a muy grandes profundidades

Hoy en día contamos con más de 700 submarinos en circulación a través del mundo de los cuales unos 600 son militares y los demás para el uso recreativo. Son cifras de Stockton Rush, un apasionado del mundo submarino cofundador de la empresa americana OceanGate Inc. en 2009. Desde entonces, pone el submarino Antidote a disposición de sus clientes ya sean cineastas, científicos o ingenieros industriales. El problema: este vehículo subacuático dotado de un techo de vidrio no puede bajar a más de 305 metros de profundidad, lo que limita considerablemente su uso. Para que esto no sea demasiado inconvenientes y con el fin de hacer más accesibles las grandes profundidades, OceanGate se ha asociado con el Laboratorio de Física aplicada de la Universidad de Washington (APL-UW) para desarrollar un nuevo submarino, más ligero, fácil de montar y sobre todo, mucho más accesible para las personas que lo necesiten. Tras 18 meses de investigación y más de 20 conceptos imaginados, han elegido un modelo: el Cyclops. Entre sus principales características cabe destacar que es capaz de llevar hasta 5 personas a 3.000 metros de profundidad, dónde muy pocos submarinos pueden llegar.

El Cyclops tendrá la forma de una bala con la punta dirigida hacia atrás. La parte delantera será similar a la de una cúpula de 1,5 metros de diámetro de cristal de 10,2 cm de ancho. Ofrecerá una visión a 180º a los dos pasajeros sentados en los asientos delanteros. Toda la estructura del submarino tendrá una anchura de 17,8 cm y estará compuesto por capas de fibra de carbono y no de acero, como suele ser para estos vehículos.

Se han llevado a cabo numerosos tests de seguridad con la ayuda de Boeing para no dejar ningún cabo suelto en cuanto a la seguridad del vehículo.

Un submarino más económico

La puesta en marcha del Cyclops, que mide 5,5 metros de longitud, 3,3 metros de ancho y 2,3 metros de alto será más fácil ya que no necesita ningún barco adaptado para su transporte, lo que reduce también su coste. Una vez en el agua, el vehículo que pesa solamente 8,6 toneladas adoptará una posición vertical, antes de sumergirse a una velocidad de 100 m/min. Los asientos de los pasajeros y del piloto girarán de tal forma que estén siempre en posición horizontal.

Una vez llegados al fondo, el Cyclops volverá a su posición horizontal y podrá moverse a una velocidad de 3,5 nudos (unos 6,5 km/h), sabiendo que las baterías de litio-polímero le dejarán hasta 8 horas de autonomía. Las baterías también le servirán para alimentar la iluminación externa de 5.000 bombillas Led. La velocidad de subida será de 100m/mn. Un detalle que tiene importancia: la reserva de aire permitirá a los pasajeros aguantar hasta 96 horas dentro del submarino.

El Cyclops no teme los ROV

Con Cyclops, los fundadores del proyecto esperan facilitar el acceso a los grandes abismos a un gran número de personas, desarrolando así el mercado de los submarinos privados. Tienen como objetivo sobre todo las industrias del petróleo, de gas o mineras, así como la industria farmacéutica, la investigación científica y porqué no, también al sector del turismo. Es otra de las ventajas de este proyecto: desarrollando un submarino útil para varios sectores los costes de producción podrían disminuir, haciendo que sea más accesible para todos. Los responsables del proyecto evidentemente, creen en este vehículo a pesar de la fuerte competencia de los ROV (Remotely Operated Vehicle): unos robots submarinos teledirigidos por cable desde la superficie. En efecto, el Cyclops permitirá a los científicos realizar observaciones directas y así hacerse una idea más precisa de lo que les rodea: por ejemplo, conocer mejor la posición de su sonda en un lugar preciso. Su campo de visión no se verá reducido al de una pequeña cámara (en el caso de los ROV) o al pequeño diámetro de las ventanas de los antiguos submarinos. Finalmente, si todo avanza como lo previsto, tienen prevista la construcción de un modelo pudiendo sumergirse hasta 6.000 metros de profundidad.

 

¿Te interesa este artículo? Puedes leer más acerca del buceo y de la apnea en la revista BuceoWorld.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad