Consejos de marketing inmobiliario para sus visitas

Las visitas inmobiliarias llamadas “Casas Abiertas” son una técnica muy poco usada en España, a pesar de que algunos pocos agentes inmobiliarios si usan ese tipo de marketing inmobiliario. Aunque no sea la práctica mayoritaria de esta zona del mundo, sí se pueden adoptar elementos para mejorar nuestra forma de presentar una propiedad inmobiliaria y facilitar la venta.

Preparar la visita para evitar sorpresas

Es primordial preparar bien una visita, en el fondo nunca se sabe lo que se puede descubrir en la propiedad en el momento de la visita. Es importante comprobar con antelación que todo está en orden, abrir las persianas para que el lugar sea luminoso, las ventanas para ventilar si hace falta, etc… Para no olvidar, lo bueno es hacerse una lista con detalles que comprobar y cosas que llevar (por ejemplo papel higiénico si la casa está totalmente vacía), etc…

Conocer el barrio y la zona para responder adecuadamente

La localización de una propiedad suele ser una incógnita hasta el día de la visita, y por los tanto es importante despejar dudas. Por ejemplo, si hay proyectos de mejoras o ampliaciones de estructuras en la zona, son puntos muy positivos que conviene ir indicando y localizando.

En España, no iríamos hasta realizar un video del barrio o proponer panecillos de la panadería de la esquina, pues casi se vería con malos ojos por la falta de costumbre. Sin embargo, todo el mundo se hace preguntas acerca de la zona o barrio. Podría ser práctico prepararse un mapa en un buen y cómodo formato y suficientemente grande para exponer el tema.

Para completar esto, incluso se podría estar equipado de una tableta con la aplicación Google Maps u otra donde se proponga una vista clara y estética. Esto permitiría a los visitantes hacer ellos mismos algunas búsquedas, de hacer preguntas y tu poder responder más fácilmente. Cuidado : es importante asegurarse de tener los códigos de conexión a Internet, 3G personal o en su defecto el mapa en formato papel.

El mapa debería llevar las localizaciones de la propiedad en cuestión, de los comercios, los accesos a los transportes públicos, lugares de interés como el ocio y otros destacados, los centros de educación, y demás ubicaciones que puedan resultar útiles así como los posibles cambios y planes de urbanismo previstos, etc…

No olvidar que los vecinos son potenciales clientes y fuentes de información

Puede ser interesante distribuir esos prospectos en persona a los vecinos mismos en vez de dejarlos en el buzón. Se puede recoger mucha información acerca de la historia de la propiedad que se quiere adquirir, las potenciales personas interesadas, o que se corra la voz entre interesados, etc…Un marketing inmobiliario que aprovecha todas las posibilidades.

Algunas veces los compradores ya viven en el barrio de la propiedad que está en venta. Se trata de vecinos que están alquilando, o que buscan mayor espacio o cuyas necesidades han cambiado. Los vecinos son, por lo tanto, unos potenciales clientes que no hay que olvidar.

La preparación de la propiedad es importante, pero la de la zona también, con el fin de poder dar las respuestas más adecuadas y acertadas a las preguntas de los interesados y poder poner en valor aspectos indirectos de la propiedad. Para encontrar buenos ejemplos acerca del marketing inmobiliario, consulta modernhousespain.com que se ha especializado en casas exclusivas de la costa blanca.

 

 

Leer entrada anterior
Mega: el nuevo servicio de almacenamiento en la nube

Desde que la web Megaupload cerró hace un año, y tras varias sesiones en el tribunal de su creador, Kit

Cerrar