¿Puede la solidaridad aumentar nuestra salud y bienestar?

Con la aparición de proyectos basados en plataforma de solidaridad online que luchan contra la cabalgante desigualdad tales como Ayudae.com, vuelve a surgir un antiguo interrogante: ¿Puede la solidaridad beneficiar al donante?

Aunque la cuestión sigue siendo controvertida y objeto de estudio, numerosas investigaciones a lo largo de la última de década sugieren que mientras estamos siendo solidarios no solo podríamos estar ayudando a la salud, bienestar y felicidad de aquellos que reciben nuestro dinero, sino que con ello podríamos estar contribuyendo también a nuestra propia salud, bienestar y felicidad.

¿Será esta relación entre dar a los demás y nuestra salud una relación causa-efecto o una cuestión correlativa? En otras palabras, ¿ayudar a los demás realmente es la causa de que nuestra salud mejor o es solo una coincidencia?

Por poner un ejemplo, si la gente sana se muestra más dispuesta a dar a los demás, se trataría de una simple relación correlativa o coincidencia, pero no la causa. Otro ejemplo de correlación sería el que se establecería del siguiente modo: las personas con mejor salud y que más años viven tienen por lo general también mayores niveles de ingresos y mejor bagaje educativo, y por lo tanto serían también más proclives a realizar donaciones.

Por otro lado, es posible que sentirnos conectados con el mundo y tener un cierto de sentido del deber para con los menos favorecidos y con la sociedad en su conjunto, podría ser también la causa de ser más sanos y vivir durante más tiempo. En opinión de mucho, la cuestión de si la relación entre solidaridad y salud, es causa-efecto o una mera correlación de factores no podrá ser jamás resuelta a través del método científico, de modo que pasaría a formar parte de las cuestiones de fe. En mi caso, dar me hace sentir bien, de modo que pienso seguir haciéndolo como hasta ahora, independientemente de si me ayuda a mejorar mi salud y me esperanza de vida o no. Cada persona elegirá motivos y causas distintos para donar. En cuanto a los motivos, unos pueden sentirse meramente movidos a donar para conseguir algún tipo de desgravación fiscal. En cuanto a las causas, hay quien se siente especialmente vinculado con alguna en particular, como puede ser la infancia, los discapacitados o las personas mayores.

Sea cual sea nuestro caso, dar a los que menos tienes, y hacerlo a través de la Red, sin movernos de casa, nunca ha sido tan sencillo gracias a tales proyectos 2.0. Hacer llegar nuestro granito de arena a las causas que elijamos y hacerlo sin intermediarios es siempre lo más deseable en estos casos.

Leer entrada anterior
¿Cómo controlar el consumo de datos de móvil?

900 Mg, 1Gb, muchas empresas de telefonía acompañan sus tarifas de datos con un límite de conexiones. Algunas, al rebasar

Cerrar