¿Qué debo de mirar en una bici eléctrica?

Amigos, no es una novedad todo lo que rodea al cambio climático, pero cada vez se esta convirtiendo en más realidad. Desde ya es nuestro deber preservar los extensos bosques que nos ayudan a respirar y los trabajados cultivos que nos alimentan para poder vivir.

 

Al alcance de cualquier humilde mano se encuentran numerosas opciones, pequeños detalles consiguen grandes cambios.

Las bicis con motores eléctricos son una de las opciones de transporte ecológico con las que actualmente se cuenta en el mercado. Aunque son más caras que una bicicleta convencional proporcionan muchas ventajas adicionales y son mucho más baratas que una moto, por poner un ejemplo. Como además no es necesario contar con un permiso para su manejo están al alcance de todo el mundo.

Una bicicleta eléctrica es básicamente una bicicleta normal, ya sea de paseo, de carretera o de montaña, a la que se le ha añadido un motor cuya potencia no supera los 250W. Cuando se pedalea para avanzar, el motor envía energía a las bielas ayudando a que se pueda avanzar mucho más rápido por vías llanas, se puedan salvar cuestas sin demasiado esfuerzo o luchar contra el viento no suponga un esfuerzo adicional demasiado agotador.

Este motor se desconecta de manera automática cuando se alcanzan los 25 km/hora. Esto no quiere decir que no se puedan superar estas velocidades en bicicleta, pero ya tendrás que hacerlo a golpe de pedal, como en los modelos clásicos.

¿Qué debo de mirar en una bici eléctrica?

 

Lo primero que debes de tener claro es el uso que le vas a dar a la bicicleta eléctrica. Si la quieres para ir a trabajar o acudir a clase cada día una bici urbana es lo más indicado. Suelen ser modelos sencillos, cómodos y que en ocasiones incorporan un portaequipajes que permite llevar pequeñas cargas.

Si lo tuyo es el deporte de montaña, entonces una mountain bike se lo tuyo. Incluso puedes comprar una bicicleta híbrida que sea perfecta para ir cada día a trabajar y te permita pequeñas escapadas de fin de semana. Siempre teniendo en cuenta que no será una verdadera bici de montaña.

La batería debe de ser desmontable, ya que eso facilita en primer lugar que puedas llevarla a casa a cargar fácilmente y en segundo lugar evita que puedan robártela. Es también recomendable que la bici tenga una pantalla que nos ayude a saber a qué velocidad pedaleamos, los kilómetros recorridos y, sobre todo, la carga que queda en la batería. De este modo no nos quedaremos tirados por olvidar re cargarla.

También hay que tener en cuenta dónde vamos a guardarla. Si tenemos poco sitio o la idea es subirla cada día a casa en el ascensor, debemos de buscar un modelo plegable que pueda guardarse ocupando muy poco espacio.

Como ves si cada uno de nosotros realizáramos un pequeño cambio, el resultado sería increíble, en tu mano esta tomar conciencia e intentar concienciar a todo aquel que nos rodea, al fin y al cabo el tiempo se agota.

Leer entrada anterior
Baja de peso y tonifica tu cuerpo con la bicicleta estática

Existen muchas razones por la que nos decidimos a hacer ejercicio, ya sea para ponerse en forma, porque hemos decidido

Cerrar