Cuidar nuestra ropa nos permite ahorrar dinero

Cuando llega el período de rebajas aprovechamos para comprar algunas prendas que teníamos fichadas y que por fin, son más baratas pero también aprovechamos para reponer la ropa usada que ha ido deteriorándose con el paso del tiempo. Muchas veces, el descuido general de la ropa hace que ésta se deteriore mucho más rápido y que, por lo tanto, haya que remplazarla más a menudo. Es verdad que hoy en día tendemos a ahorrar dinero en cualquier cosa que no sea indispensable, y solemos tratar nuestras cosas con más cuidado. En este post vamos a ver que podemos alargar la vida de nuestra ropa para así, ahorrar dinero a largo plazo.

 

Modificar los cuidados de nuestra ropa

  1. Tratar de variar la ropa que se utiliza, y no usar siempre de las mismas prendas, ya que si es así, habrá que lavarlas y plancharlas con mayor frecuencia y su duración será mucho menor. La estrategia en este punto pasaría por emplear más todas las ropas que se tengan en el armario.
  2. Comprar prendas de calidad, pues aunque su precio sea un poco más elevado, garantizan una mayor duración y resistencia.
  3. Cumplir siempre con las normas de lavados y planchado de las prendas, en especial con las más delicadas. De no hacerlo, perderán calidad, e incluso necesitarán ser arregladas o sustituidas.
  4. No utilizar productos agresivos en el lavado, ya que lo único que pueden ocasionar son desperfectos irreparables.
  5. Es muy importante guardar la ropa en un sitio adecuado, y protegida de posibles agresiones en el hogar. Debe estar ubicada en un armario o un guardarropa, en una habitación exenta de humo de tabaco u otros elementos perniciosos.
  6. Las prendas tienen que estar colocadas en perchas o bien dobladas en las baldas del armario para conservarse mejor. Algunas, como abrigos, americanas, gabardinas… deberán ir dentro de unas fundas para proteger sus materiales.
  7. Tras utilizar y lavar una indumentaria, hay que dejarla como se cogió: doblada, manteniendo sus formas y protegida de todos los elementos que la puedan dañar. Si no se hace así, perderá elasticidad o se deteriorará antes.

 

Según encuestas sobre presupuestos familiares realizadas a lo largo del año 2012 y 2013 el presupuesto mensual dedicado a la ropa es cada vez menor. Es uno de los presupuestos que más variaciones han notado desde el principio de la crisis ya que son bienes de los que se puede prescindir (aun que no del todo, claro). Así pues, según el INE de lo que más prescindieron los españoles en el año 2012 fue de artículos de vestir, de calzado y de decoración: un 4,6% menos que el año anterior. Y es que cada vez somos más cuidadosos con nuestros objetos e intentamos alargar el tiempo de vida de nuestros objetos todo lo que podamos, para sacarles el mejor partido.

Leer entrada anterior
Vender moviles no liberados es ilegal !

Tras la denuncia de FACUA-Consumidores en Acción, el Instituto Nacional del Consumo (INC) y las autoridades de protección al consumidor

Cerrar