Por qué es necesario ser agradecido para la salud

No siempre nos mostramos agradecidos por lo bueno que nos ocurre y si bien la mayoría tenemos numerosas oportunidades para sentirnos agradecidos por nuestra vida personal y profesional, solemos perder las oportunidades para expresar esa gratitud, especialmente en el trabajo. Una encuesta reciente realizada en Estados Unidos, ha revelado que hay una tendencia a expresar mucho menos gratitud en el espacio de trabajo que en demás lugares. Un dato curioso que conviene tener en cuenta

 

El poder sanitario de la gratitud

No poder expresar gratitud cuando tenemos el tiempo de hacerlo, es problemático puesto que la gratitud ofrece numerosos beneficios: nos permite disfrutar de las experiencias positivas, lidiar de mejor manera con el estrés y enfrentarnos de mejor manera a los desafíos, así como a fortalecer nuestros vínculos sociales. Estudios psicológicos han demostrado que escribir cartas de agradecimiento una vez por semana por 6 semanas lleva a una vida más llena de satisfacción a diferencia de invertir ese tiempo en otro tipo de actividades.

 

Además, el tomarnos el tiempo para analizar la suerte que la vida nos ha dado no sólo mejora nuestro estado de ánimo sino que además mejora nuestro estado de salud. En una serie de estudios psicológicos los doctores Robert Emmons y Michael McCollough pidieron a un grupo de voluntarios que llevaran un diario donde registraran sus actividades en las siguientes 10 semanas. Algunos debían escribir 5 cosas por las que estuvieran agradecidos, mientras que otros debieron registrar 5 molestias semanales y un tercer colectivo debía registrar 5 eventos que hayan ocurrido en cada una de esas semanas.

 

Quienes registraron sus molestias semanales incluyeron un derroche rápido de dinero, la dificultad para encontrar un sitio donde aparcar y las cenas que habían arruinado. Quienes mencionaron las cosas por las que estaban agradecidos incluyeron la generosidad de sus amigos, el aprender algo interesante o poder contemplar el atardecer a través de las nubes. Los segundos demostraron emociones positivas, mejoras a nivel de salud mental y física, y una mayor conexión hacia los demás con respecto al primer y tercer grupo.

 

Otro gran motivo de por qué necesitas expresar tu gratitud es que incluso las simples pueden tener efectos poderosos y duraderos en quienes la reciben. En un estudio de la Universidad de Harvard, los investigadores demostraron que las expresiones de gratitud hacen sentir a los demás valorados.

Así que conviene, en pro de la salud mental, estar agradecidos y demostrarlo en aquellos ámbitos y eventos que realmente nos aporta algo bueno pues nos permite sacarle más partido y trabajar en nuestra salud.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad