Reposteria sana, fácil y divertida con niños: las magdalenas

Ahora que vienen las vacaciones es el mejor momento para pasar tiempo en familia y disfrutar de los más pequeños. Cuando llegan ya a cierta edad, los niños pueden ser una ayuda en la cocina y lo mejor de todo es que seguramente se diviertan. Hacer repostería rápida con ellos puede ser un pasatiempos adecuado para estas vacaciones, ya que les mantiene ocupados y fomenta su creatividad. El proceso de elaboración de unas sabrosas y esponjosas magdalenas es rápido y sencillo. Aquí te damos los pasos para crear unas ricas y sanas magdalenas para toda la familia, con la ayuda de los más pequeños.

Receta de magdalenas caseras con niños

¿Y hoy qué merendamos? Cuando se acerca la tarde, la eterna pregunta ronda en la cabeza de los más pequeños. A esas horas los dulces son sus preferidos. En vez de recurrir a la bollería industrial, muy calórica y elaborada -en general- con grasas trans, una opción más saludable, y a la vez económica, es apostar por la repostería casera.

Unas sabrosas y esponjosas magdalenas resultarán deliciosas para los niños. Su proceso de elaboración es rápido y, además, sencillo. Los pequeños pueden participar en la preparación y pasar una alegre y entretenida jornada pastelera con los mayores.

Antes de empezar será preciso que se laven bien sus manos y se coloquen un pequeño delantal, para evitar manchar sus ropas durante el proceso.

Paso 1: reunir los ingredientes

Se pueden hacer unas ricas magdalenas caseras con los siguientes ingredientes: tres huevos, 200 gramos de harina de trigo de repostería, 200 gramos de azúcar, 200 mililitros de aceite (oliva suave o girasol), 80 mililitros de leche, un sobre de levadura y ralladura de un limón. Con estas cantidades saldrán entre 12 y 18 magdalenas de tamaño mediano.

Los pequeños disfrutarán, y aprenderán a su vez, si les dejamos que pesen ellos mismos los ingredientes con una pequeña balanza de cocina. A los de menos edad se les puede señalar la cantidad necesaria con una marca en el peso.

Paso 2: preparar la mezcla con niños

Los niños se lo pasarán en grande durante la mezcla de ingredientes. En primer lugar, se deben batir los huevos junto con el azúcar. Los adultos deben ayudar en este paso y batir la masa al final de forma enérgica, para conseguir una mezcla espumosa.

Los pequeños pueden colaborar como perfectos pinches e incorporar poco a poco los demás ingredientes: primero, la ralladura de limón y la leche; después -despacio- el aceite; y en último lugar, se añadirán la harina y la levadura ya mezcladas. Para evitar grumos, es aconsejable tamizar estos últimos ingredientes. Los niños se divertirán mucho con este último paso.

Paso 3: llenar los moldes de las magdalena

Para que las magdalenas queden esponjosas, es recomendable dejar reposar la masa, al menos una hora, dentro de la nevera.

Después, los niños pueden colocar de forma ordenada los moldes en una bandeja del horno. Con ayuda de una manga pastelera o una jarra, los pequeños pueden rellenar las cápsulas con la masa. Esta tarea habrá que supervisarla y no dejar que llenen los moldes más de dos tercios de su capacidad.

El último paso, en el que por seguridad no deben intervenir los niños, es meter las magdalenas en el horno (ya calentado) durante 15-20 minutos.

Paso 4: ideas para decorar las magdalenas con los pequeños

El paso más entretenido para los pequeños llega ahora. Las magdalenas son una base perfecta para dar rienda suelta a su creatividad y decorarlas del modo que más les gusten.

Una opción es endulzar las magdalenas con una capa de fondant que se puede teñir con colorante alimenticio. Los niños pueden darle forma a su gusto. En este vídeo se explican algunas ideas divertidas.

Para añadir nuevos sabores a las magdalenas, también pueden recurrir al chocolate o al merengue. Los más chocolateros pueden optar por cubrir sus magdalenas con una generosa capa de chocolate fundido. Los que prefieren los sabores más suaves encontrarán en el merengue un delicioso ingrediente para añadir a su dulce con ayuda de una manga pastelera.

Si las magdalenas se utilizarán para una merienda de cumpleaños de los niños, se pueden decorar de forma divertida con unos sencillos cartelitos pinchados en la parte superior. Con palillos y un poco de cola se pueden etiquetar las magdalenas con los motivos que más les gusten. Pueden ser sus dibujos, cartelitos con pegatinas de sus personajes favoritos e incluso se pueden usar fotografías o los nombres de sus invitados.

Los niños pueden rellenar los moldes de las magdalenas con la masa muy fácilmente. Además, las magdalenas son un tipo de resportería en el que puedes elegir sabores y colores que más le gusten a los pequeños. Ya sean de chocolate, limón, o con un poco de fresa se pueden obtener magdalenas para todos los gustos. Y finalmente, además de poder personalizar los sabores las formas de las magdalenas también son personalizables. Existen numerosos moldes con formas muy originales para que cada uno cree su magdalena a su gusto.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad