La importancia de los sistemas de información en una empresa

Es evidente que para conseguir altos niveles de productividad en cualquier empresa, es importante lograr un buen funcionamiento de la misma, así como saber adaptarse a los cambios y a los movimientos de la competencia.

Es por ello que en la actualidad, contar con sistemas resulta fundamental contar con Sistemas de Información y programas informáticos que faciliten la gestión de todas las tareas que deben llevarse a cabo en la empresa independientemente de su tamaño. Se trata de llevar un registro de cada uno de los procesos y actividades que se realizan a diario en al empresa, clasificando y organizado los datos para facilitar su comprensión y poder compararlos con otros datos, incluso de fuentes externas.

Entre todos los Sistemas de Información que se encuentran a nuestro alcance hoy en día, podemos destacar los Gestores Documentales que permiten el almacenaje y al organizacion de todos los archivos electrónicos de las empresa, los gestores de contenidos empresariales para crear, modificar o publicar, o las aplicaciones de e-Commerce que dan soporte a las ventas online.

Mención aparte merecen las ERP?s que dan soporte operativo a la mayoría de los departamentos de cualquier empresa. Aunque en sus orígenes solamente se encargaban de registrar los procesos de producción, han ido desarrollando cada vez más funcionalidades, dando soporte a muy distintas áreas y permitiendo integrar a todos los departamentos de una misma empresa. De hecho los últimos ERP?s cuentan con aplicaciones que hasta ahora se usaban de forma independiente o que habían pertenecido a otros sectores como el Business Intelligence. Este tipo de sistemas de Información son las que se encargan de la parte analítica, utilizando los datos de fuentes distintas.

De esta forma tanto los propios empleados como los directivos pueden disponer de herramientas que les permitan acceder a toda la información de la misma, analizar los resultados y tomar decisiones apoyadas en datos reales. Lo cual resulta especialmente útil para conocer casi en tiempo real la situación de la empresa, tomar las medidas necesarias con tiempo, anticiparse a los posibles cambios y problemas que puedan aparecer y detectar oportunidades de mejora.